Guía rápida para el correcto uso de guantes

Seguir correctamente los protocolos relacionados con el uso de productos sanitarios, es fundamental para preservar la asepsia en una variedad de ocasiones. En la actualidad, los guantes han tomado gran importancia como forma de frenar la cadena de transmisión el virus COVID-19, en conjunto con el tapabocas y otros equipos de protección personal (EPP).

En las siguientes líneas te contaremos cuales son los usos de los guantes, los tipos de guantes existentes, como escoger los más adecuados y las circunstancias en las cuales es importante utilizarlos. Además, aprenderemos como colocarlos y removerlos de forma correcta, atendiendo a los parámetros establecidos por el Centro de Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos.

¿Para qué se utilizan los guantes?

Los guantes son equipos de protección personal que reducen la propagación de microbios al crear una barrera entre la piel y los microorganismos. En los trabajadores de la salud son indispensables, como medida de protección personal y de los pacientes, ya que disminuyen las probabilidades de llevar microbios, gérmenes, virus y bacterias de un paciente a otro.

Sin embargo, existen otros escenarios donde es necesario utilizar guantes. Por ejemplo, cuando se ejecutan tareas de limpieza o desinfección en las cuales podríamos estar en contacto con fluidos corporales, heces, productos químicos, etcétera. Por lo general, el tipo de guantes a utilizar y sus características dependerán de las circunstancias.

Tipos de guantes de protección

Dependiendo de la circunstancia, es posible utilizar diferentes tipos de guantes. En entornos hospitalarios, los principales son los guantes estériles de látex, debido a que tienen gran adaptabilidad y sirven principalmente para evitar la transmisión de microbios entre pacientes y hacia el personal sanitario.

Otros tipos son los guantes de nitrilo, que ofrecen protección contra químicos; los guantes de poliuretano que tienen gran resistencia a la abrasión y los desgarros. Los guantes más gruesos son frecuentemente utilizados para labores de limpieza, para evitar el contacto con químicos agresivos, aceites y cualquier clase de desecho.

¿Cómo colocarse y quitarse los guantes?

Los guantes estériles vienen en una presentación hermética. Para colocarse un par de guantes, es necesario abrir el envoltorio por la zona indicada, colocarse un guante en la mano dominante y posteriormente tomar el otro guante y colocarlo sobre la otra mano, tomándolo por el doblez e introduciendo la mano en el agujero, de forma que se mantenga la asepsia.

Quitarse los guantes

Cuando procedemos a quitarnos los guantes, es necesario asegurarse de que la parte exterior nunca entre en contacto con la piel desnuda. Para esto, se siguen los pasos descritos a continuación:

  • Toma la parte superior del guante con la mano dominante y hala hacia las puntas de los dedos de forma que el guante se voltee por el revés.
  • Sostén el guante vacío con la mano libre, coloca dos dedos de esta mano en la parte superior del guante y hala hacia las puntas, haciendo que el guante anterior quede dentro del guante recién retirado.
  • Bota los guantes en el recipiente adecuado para esta clase de desechos.